Tiendas Ecco – Historia

Historia de la empresa

No quieres lo que no conoces

Nuestro negocio empezó en los setentas en un pequeño taller en casa en el distrito de Paramonga, un pueblo costeño en el departamento de Ancash. En ese espacio sencillo y humilde Manuel se encargaba de supervisar a un grupo de zapateros artesanos. A pesar del esfuerzo en cada actividad los ingresos eran muy bajos. Tomando la iniciativa, su esposa Nistina decidió participar. Fue por el esfuerzo y capacidad de liderazgo que aportó Nistina, que empezamos a producir más pares al día y de mejor calidad.

Pasaron los años y la segunda generación ingresó al negocio familiar, gracias a la automatización y tecnología que trajeron consigo, mejoramos significativamente como fabricantes. Luego de mucho esfuerzo, en 1989 se inaugura la primera tienda en Chacarilla, el primer paso para ingresar al negocio del retail y convertirnos en una cadena de tiendas.

Con el paso del tiempo nosotros, la tercera generación, nos unimos al negocio aportando nuevas ideas de desarrollo de producto y gestión. Estamos conscientes de lo competitivo que es mercado, especialmente con la llegada de nuevas empresas internacionales en el país. Sin embargo seguimos apostando por la fabricación de zapatos, la competencia no es un problema, es una oportunidad de mejora. Para nosotros hacer zapatos es una manera de retar nuestra creatividad y continuar con la tradición familiar.

EccoJockey

Porque continuamos con esta tradición
Para la familia Ecco, hacer zapatos es mucho más que dedicarse a la fabricación de un bien. Este negocio representa el esfuerzo de nuestra familia y muchas familias en búsqueda de una mejor calidad de vida.
Para nosotros es un orgullo continuar lo que empezaron nuestros abuelos. Queremos decirles que con perseverancia y amor por lo que uno hace se puede llegar lejos. Estas dos cualidades hacen que contemos con clientes felices, que nos posicionemos en el mercado y sigamos trabajando en lo que nos apasiona.

                             

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *